Algunas pautas e ideas pueden ayudar a clarificar qué es lo más conveniente en cada caso.

Elegir el barrio

Mientras que algunos buscan un barrio tranquilo, sin demasiados espacios comunes, y prefieren desarrollar su vida deportiva y social en otra parte; otros eligen reunir todo en el mismo lugar. Luego, cada persona evaluará, en función de sus necesidades los siguientes aspectos:

  • Valor de los lotes.
  • Valor estimado de las futuras expensas.
  • Accesos.
  • Cercanía a centros de salud, educación y esparcimiento.
  • Tamaño de los lotes.
  • Cantidad de espacios verdes.
  • Salida al río, para aquellos que son amantes de la náutica.

Posibilidades y prioridades de cada uno

Es fundamental determinar el presupuesto con el cual se cuenta tanto para la adquisición del lote como para afrontar la construcción futura, y las posibilidades de financiamiento en uno y otro caso. Por otra parte, cada suscriptor deberá considerar todas las variables que se presentan en el momento de seleccionar un terreno- tamaño, ubicación, orientación- y hacer una lista de sus prioridades personales.

Tamaño del lote y superficie construible

El tamaño de los lotes de los barrios desarrollados por Eidico oscila entre los 750 y 1.500 m2. Lo usual es que se construya un 45% para construcciones de una planta, y un 35% para las de dos plantas. Además, deben respetarse los retiros pautados en el reglamento de construcción. Los lotes sobre lagunas tienen una restricción propia, ya que no se puede construir dentro de los 15 metros lineales desde la costa (retiro de fondo).

Ubicación

Sobre este punto conviene tener en cuenta:

  • Calles: el lote puede estar sobre calles principales o internas, de doble o simple circulación, sobre una calle sin salida o en un cul de sac.
    Esquinas: los lotes ubicados sobre esquinas son muchas veces rechazados sobre la base de dos prejuicios infundados: por un lado, la gente piensa que las casas en esquinas deben pagar el doble de expensas, algo que no ocurre en los barrios de Eidico, ya que en ellos las expensas se calculan por unidad funcional, independientemente del tamaño o ubicación. Por el otro, se tiende a asumir que son muy ruidosas por el nivel de tránsito, pero en ocasiones el ruido proveniente de casas vecinas puede ser mucho mayor.
  • Cercanía de la entrada: hay quienes valoran este aspecto porque permite el acceso rápido. Otras personas prefieren estar más retiradas, y no tienen problema en demorar unos minutos más en llegar a su casa.
  • Perímetros: mucha gente se resiste a suscribir lotes perimetrales por una cuestión de seguridad. Esto trae como contrapartida un precio generalmente más bajo y la ventaja de presentar un amplio espacio plano.

Orientación

La orientación de un lote se define por el punto cardinal hacia el cual mira el fondo del terreno, de espaldas a la calle.

Orientación norte: es aquella en que la calle mira al sur y el fondo del terreno al norte. Es la más buscada porque tiene luz todo el día, los ambientes son luminosos y cálidos, especial para el invierno.
Orientación sur: el sol da sobre el jardín por la mañana, pero no por la tarde. Esto en verano es muy bueno, sobre todo en Buenos Aires, donde la época de calor es mucho más extensa que la de frío.
Orientación oeste: permite disfrutar de atardeceres estupendos, ya que recibe toda la luz del sol que se va. Como contrapartida, a la hora del mediodía suele estar fresco, y en invierno se necesitará más abrigo para comer un asado afuera.
Orientación este: la luz del sol llega durante la mañana y hasta el mediodía, mientras que la tarde es más sombría.

Fuente: EIDICO.